¿Qué son las terapias contextuales de tercera generación? ¿Servirán en tu caso?

 En blog

¿Has oído hablar de las Terapias Contextuales o Tercera Generación? ¿No sabes si te pueden ser de ayuda? En cualquier caso, te invito a descubrirlas…

Terapias Contextuales o de Tercera Generación: ¿qué son?

Las Terapias Contextuales han revolucionado el campo de la psicología clínica en las últimas décadas. Son el resultado de años de investigación tratando de complementar ciertas limitaciones de terapias psicológicas anteriores.

En primer lugar, debes saber que las terapias contextuales estudian a la persona y su conducta siempre dentro de un contexto, no de forma separada de él, pues somos seres en constante interacción con el entorno.

Cobran especial importancia aspectos como la conducta verbal y los valores que dotan de sentido a la vida de cada uno de los seres humanos. Es decir, lo que el paciente se dice a sí mismo y a las otras personas, y por supuesto, la influencia de estos aspectos en su forma de actuar y su estilo de funcionamiento.

Centran su trabajo en dotar de herramientas psicológicas y emocionales para aprender a aceptar aquellos problemas que no podemos cambiar, y modificar los que sí podemos.

Así la persona puede aprender a actuar asumiendo la responsabilidad de la elección personal y la aceptación de sus eventos privados (emociones y pensamientos) que vaya apareciendo en el proceso de vivir.

La terapia pues no se centraría en eliminar los síntomas cognitivos desagradables para la persona y poder modificar así la conducta, tal y como se había hecho en las corrientes anteriores. Se centraría en enseñarnos a tener una mayor flexibilidad psicológica frente a los cambios, ayudándonos a adaptarnos de la mejor manera posible a éstos. Y lo harán proporcionando herramientas útiles para superar trastornos psicológicos, conseguir metas vitales y aumentar la calidad de vida de la persona.

Cuatro de estas terapias son especialmente relevantes, por lo que te las comento brevemente a continuación:

MINDFULNESS

La traducción más usada sería Atención Plena o Consciencia Plena, y permiten a la persona aprender a relacionarse de forma directa con todo aquello que esté sucediendo en su vida, tomando consciencia de su realidad y trabajando conscientemente los desafíos que la vida le plantea.

TERAPIA DE ACEPTACIÓN Y COMPROMISO (ACT).

Trabaja la aceptación, entendida como la capacidad de experimentar y estar conscientes de las sensaciones, pensamientos, emociones, recuerdos,… en definitiva, cada uno de nuestros eventos privados. Con el compromiso de llevar a cabo acciones dirigidas a nuestros valores y el aumento de la flexibilidad psicológica.

Tendría por tanto como objetivo que la persona llegue a aceptar todo aquello que ha estado intentando modificar sin éxito, con el fin de que sus eventos privados no paralicen su vida.

TERAPIA DIALÉCTICO-CONDUCTUAL (TDC)

Está centrada en el aprendizaje de habilidades psicosociales que tendrían como objetivo conseguir una mayor regulación emocional. Su objetivo es aprovechar las oportunidades de aprendizaje que surgen en el contexto de interacción que supone la situación de terapia, como un reflejo de las que ocurren en otros contextos en los que se mueve el paciente.

PSICOTERAPIA ANALÍTICO-FUNCIONAL (FAP)

Lo que quizás la diferencie de las otras terapias es la importancia de la relación terapéutica como una manera de promover el cambio en la conducta del paciente. El objetivo estaría en conseguir que el paciente aprenda a realizar interpretaciones de su propia conducta y sus causas, tomando decisiones sobre sus acciones posteriores más alineadas con los resultados que desea conseguir para su vida.

Las Terapias de Tercera Generación en resumen suponen pues un cambio importante con respecto a las Terapias Cognitivas, centrándose en aceptar y cambiar la relación relación que tenemos con nuestros eventos internos (pensamientos, emociones, sensaciones).

De modo que el objetivo no será suprimir aquellos pensamientos que nos resulten desagradables, pues son algo normal en la vida de los seres humanos, sino trabajar sobre la relación que tenemos con ellos.

Si crees que podría serte útil para el manejo de las situaciones que estás viviendo o para ayudarte a gestionar o “salir del bucle” en el que estás metido/a, recuerda que los profesionales de la psicología podemos ayudarte.

Últimas entradas

Dejar un comentario