Mindfulness para la reducción del estrés. ¿Lo conocías?

 En blog, Educación emocional

Mindfulness se ha venido convirtiendo en una palabra de moda, aunque es posible que conozcas poco acerca de su significado. En cualquier caso, hoy me gustaría hablarte un poco sobre el Mindfulness enfocado a la reducción del estrés. ¡Espero que te sea de gran ayuda!

Reduce el estrés con Mindfulness

Este concepto que en la actualidad está en boca de muchas personas, está sin embargo muy alejado de ser actual por mucho que haya sido “adaptado” de algún  modo a nuestros tiempos.

El mindfulness es una técnica antigua que proviene del Budismo, y ya se empleaba hace 2.500 años de forma muy relacionada con la espiritualidad y la meditación.

Hoy en día, y desde hace más de 30 años, esta práctica ha venido instalándose en la medicina y psicología occidental desprovista de cualquier elemento religioso. Aplicada y estudiada según los métodos científicos, y encontrando efectividad en la reducción del estrés, aumento de la autoconsciencia, reducción de cierta sintomatología asociada al estrés e incluso la mejora del bienestar general.

Jon Kabat-Zinn, referente mundial por haber introducido esta práctica dentro del modelo médico hace, como decía, más de 30 años, definía el Mindfulness al hecho de “prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar”.

Pero, ¿qué es el mindfulness?

El Mindfulness es un conjunto de técnicas, pero también una forma de “estar en el mundo” focalizando nuestra atención en el momento actual, relacionándonos de forma directa con aquello que está ocurriendo en nuestra vida y recuperando nuestro equilibrio interno. En contraste con un día a día al que no atendemos, por estar más preocupados por el pasado o por lo que aún está por llegar… lo que nos conduce al aislamiento y la desconexión, reaccionando entonces a las situaciones de manera más automática y menos efectiva.

Los investigadores que lo han puesto sobre la mesa encontraron una serie de beneficios importantes para la salud física y mental:

  • Beneficios para reducir el estrés.
  • Reduce la ansiedad.
  • Mejorar la memoria y la concentración.

Aseguran a su vez, que estos y otros beneficios se basan en conexiones entre la corteza y la amígdala, responsables de regular la expresión de nuestros pensamientos y emociones, por lo que, una conexión fuerte nos protegería mejor del estrés. Con la práctica del Mindfulness se iría fortaleciendo esta conexión.

De hecho, practicarlo, tanto de manera formal (mediante la práctica de ejercicios) o informal (aplicando la atención y la consciencia a las actividades de nuestro día a día) aportan una perspectiva diferente a las personas. La persona pasa a ser una observadora de lo que pasa a su alrededor y de sus propios procesos internos, siendo más consciente de lo que hace, siente y piensa. Pudiendo de ese modo tomar la distancia necesaria para actuar de forma más coherente con sus deseos y necesidades, con las cosas que le importan. Es decir, te hace más libre.

¿Cómo empezar a practicarlo?

Puedes empezar por practicarlo tan solo 15 o 30 minutos al día. Es importante buscar un buen momento, un lugar tranquilo y elegir una ropa cómoda. Luego, podrías empezar centrándote en observar tu respiración, en las sensaciones de tu cuerpo, en los sonidos de alrededor…. dejando que los pensamientos vayan surgiendo libremente, pero eligiendo  atender en estos momentos a cada una de esas cosas…

Puede que los inicios no sean fáciles, pero siempre puedes acudir a un profesional que te guíe o te entrene, o unirte a un grupo guiado. Practicar estos ejercicios en grupo tiene incluso efectos beneficiosos añadidos.

Últimas entradas

Dejar un comentario