Cómo afrontar la pérdida de un ser querido

 En blog

La pérdida de un ser querido es uno de los momentos más delicados y difíciles de sobrellevar en la vida de cualquier persona. Sea una muerte esperada o no, se trata de un camino duro, difícil y por el que todas las personas transitaremos más tarde o más temprano.

Afrontando la pérdida de un ser querido:

La muerte de un ser querido puede provocar un dolor muy profundo y difícil de explicar.

Aunque es algo completamente natural y forma parte de la vida, nunca estamos preparados para asumir tanto dolor. Es algo difícil de afrontar, máxime cuando se produce de forma inesperada.

En muchos casos, el tener a alguien a tu lado es la mejor manera de sobrellevarlo. Amigos en los que apoyarte, familia o un profesional de la psicología, te podrían acompañar  en diferentes momentos del camino, en caso de necesitarlo.

Y es que aceptar la muerte de un ser querido puede llevar su tiempo, tratándose de un proceso que es diferente en cada persona. Cada una lo vivirá de diferentes maneras en función de la relación que mantenía con la persona fallecida, su propia historia de aprendizajes, los apoyos con los que en ese momento cuente, o el “momento vital” en el que le toque vivirlo, etc.

De manera que un duelo puede tantas formas como personas existen, por lo que respetar nuestros ritmos, tiempos, espacios y/o necesidades, se convierte en una necesidad diaria.

Reflexionar, llorar, enfadarse, sentirse perdido, asimilarlo, distraerse… o incluso negarlo. Podrás pasar por muchas fases antes de superarlo, y es normal.

Pero, ¿cómo aprender a superarlo? ¿Qué pautas y comportamientos pueden ir ayudando a una persona a avanzar en su propio duelo? En primer lugar, el hablar sobre la pérdida o tus sentimientos acerca de ello con otras personas.

Puede ayudarte a comprender lo sucedido y recordar a la persona fallecida, además de evitar el aislamiento  y sentir el apoyo de las personas cercanas que podrán apoyarte en este difícil camino.

Aceptar tus sentimientos, sean los que sean, también es importante. Es normal que experimentes todo tipo de emociones ante una pérdida así… rabia, tristeza, frustración, impotencia, y hasta agotamiento… También vale si no tienes ganas de llorar o si tienes ganas de hacerlo. Como dijimos, cada persona tendrá su forma particular de ir asimilando una pérdida.

Cuidar tu alimentación, hacer algo de actividad física o descansar adecuadamente, también ayudará a superar cada día y seguir adelante.

A veces ayudar a otras personas puede también ayudarnos a nosotros. Puede hacernos sentir mejor y darle un sentido al sufrimiento que estamos experimentando.

Si sientes que las emociones te superan o que el camino se te hace demasiado largo o difícil, o quizás no cuentes con los recursos/apoyos necesarios, puedes optar por buscar la ayuda de un profesional de la psicología. Tal vez pueda ayudarte a lidiar con tus sentimientos y acompañarte una parte de ese difícil camino.

Últimas entradas

Dejar un comentario